LA LOCURA DE LOS JAPONESES POR LAS BOLSAS